¿Quiénes somos?

Misión:

Glorificar a Dios por medio de la óptima formación integral ministerial de estudiantes cristianos, caracterizados por su integridad y competencia para el servicio a Dios en la iglesia y la sociedad.

 

Visión:

Ser una institución acreditada accesible, referente y pertinente de educación superior cristiana evangélica, fundamentada en principios éticos y valores afianzados en el Reino de Dios, con excelencia académica y los mejores profesores y estudiantes, dirigida a todos los cristianos de habla hispana que desean prepararse en su servicio a Dios y a la sociedad.

 

Objetivos:

1- Desarrollar y fomentar en los estudiantes una educación integral y un carácter basado en verdades espirituales, mediante la práctica de las disciplinas cristinas, la atención y el cuidado pastoral con el fin de aportar agentes de pastoral que contribuyan al desarrollo de la iglesia y la sociedad.

2- Formar a nuestros estudiantes en conjunto con las iglesias, para que sean conocedores de las Sagradas Escrituras, intelectualmente competentes y espiritualmente idóneos para interpretarla, proclamarla y aplicarla en un mundo cambiante.

3- Mantener la excelencia académica en la más alta tradición de la erudición cristiana y en la enseñanza de las disciplinas bíblicas, teológicas e históricas.

4- Formar y apoyar a nuestros estudiantes, en conjunto con las congregaciones, para que lleguen a ser altamente capacitados en las disciplinas ministeriales y con una visión integral del servicio.

5- Colaborar con las congregaciones en pro de la madurez de los estudiantes, para que su experiencia con Dios se manifieste en su carácter, visión, conducta, relaciones interpersonales y participación en la sociedad.

6- Cultivar en nuestros estudiantes una visión y compromiso con la obra redentora de Dios en todo el mundo y formular estrategias que fomenten el éxito del evangelismo, el discipulado, las misiones y la responsabilidad social.

 

Valores Institucionales:

Valores éticos y morales: Aquellos valores guardados con el fin de cumplir las leyes impuestas por la sociedad y la ética cristiana (basada en los principios bíblicos) para mantener la convivencia sana.

1- Lealtad: Fomentar fidelidad o devoción a los principios cristianos y lo que esto conlleva, sin abandonar a otro a su suerte, tanto dentro del contexto de la congregación como de la sociedad.

2- Respeto: Reconocer los derechos iguales de los individuos así como de la sociedad en que vivimos. El respeto consiste en aceptar y comprender las diferentes formas de actuar y pensar de otro ser humano, siempre y cuando no contravengan ninguna norma o derecho fundamental. S1020130Respetar a otra persona es ponerse en su lugar tratar de entender que es lo que la motiva y en base a eso ofrecerle la ayuda necesaria. Siempre y cuando no se contradigan con los principios cristianos.

3- Justicia: Respetar el conjunto de reglas establecidas en cada sociedad, con las que se logra la cordial convivencia, respetando los derechos iguales de los demás seres humanos.

4- Tolerancia: Admitir la igualdad de derechos humanos respetando las múltiples diferencias existentes entre los seres humanos, con el fin de cultivar las mejores relaciones personales.

5- Unidad: Vivir en armonía entre las personas de un grupo, considerando la comunidad como una institución.

 

Valores Académicos:

Valores Académicos: Aquellos valores que están relacionados con el desenvolvimiento de programas y actividades educativas de la institución como:

1- Excelencia Académica y profesional: Consiste en el desarrollo de la labor educativa de calidad superior, con bondad y estimación, reconociendo que servimos al Señor.

2- Evaluación Continua: Consiste en la evaluación permanente del trabajo que se realiza con el fin de adaptarlo a las necesidades propias de la iglesia, la comunidad y las nuevas generaciones.

3- Creatividad: Presenta diferentes retos a las personas que forman parte de la institución para que se involucren en nuevas ideas y proyectos.

4- Motivación: Motiva a la población docente y estudiantil a proponerse metas en lo humano, espiritual, profesional y económico dirigidas al mejor desempeño de su servicio.

5- Investigación Esmerada: Valora los rigores de la investigación basada en los métodos científicos, considerando que el ser humano es un agente activo y descubridor de su entorno, en todos sus aspectos, al que aportara los resultados hallados, con el fin de enriquecer lo ya existente.

 

Valores Espirituales:

Valores Espirituales: Aquellos valores que nos comprometen con nuestra doctrina, como cristianos evangélicos practicantes.

1- Compromiso bíblico: La Biblia es la autoridad principal en nuestra vida, ministerio e institución. La sabiduría acumulada de las otras disciplinas complementa la revelación de Dios en las Escrituras, pero no la suplanta.

2- Contexto Eclesial: Creemos que la iglesia cristiana coadyuva en la obra redentora de Dios y que cada creyente en Jesucristo nace de nuevo para formar parte de la comunidad cristo céntrica.

3- Apertura Interdenominacional: El Seminario ESEPA atesora una relación histórica y fraternal con la Asociación de Iglesias Bíblicas Costarricenses y a la vez acogemos y nos integramos a instituciones, asociaciones y agrupaciones que confiesan la fe y el credo evangélico cristiano.

4- Identidad Evangélica: Nacemos y laboramos mediante la identificación con el movimiento histórico que se llama “iglesia evangélica”. Somos orientados por los credos bíblicos, históricos de la fe cristiana. A la vez, procuramos ser de apoyo para grupos nuevos que nacen en nuestros días, y que demuestran afinidad doctrinal y espiritual con nuestra fe evangélica.

5- Misión Integral: Compartimos la definición otorgada por Rene Padilla en el artículo “El compromiso con Jesucristo como Señor de todo y de consejeriatodos”, del libro “La Iglesia local como agente de transformación” el cual dice: “La misión integral es la expresión concreta del compromiso con Jesucristo como el Señor de la totalidad de la vida y de toda la creación”. (Padilla, Rene).

6- Alcance Mundial: Afirmamos la necesidad de que la iglesia lleve el mensaje de Jesucristo, como único medio de salvación, a cada grupo étnico.

7- Contextualización: Afirmamos que el evangelio de Jesucristo se incorpora a las culturas donde penetra. Procuramos ser una institución auténticamente latinoamericana; a la vez que recibimos los aportes de otras culturas que enriquecen a nuestra institución.

8- Liderazgo del siervo: Afirmamos que el liderazgo cristiano siempre es sacrificial, realizado por personas que se consideran siervos de los demás. Renunciamos a aquellas formas de liderazgo que exaltan la personalidad arbitraria del líder de una manera que ofenda la actitud humilde que mostro Jesús, o que manipule a otros seres humanos.

9- Dignidad de la persona: Creemos que cada ser humano es creado a la imagen y semejanza de Dios, desde la concepción hasta su muerte natural. En consecuencia, estamos bajo la obligación de respetarlo y prestarle el mejor servicio posible, independientemente de su sexo, nacionalidad, creencia, etnia o condición social.

10- Mejora Continua: Procuramos una mejor proactividad en el desarrollo de las diversas actividades del Seminario.

11- Comunicación: Mantener una comunicación asertiva capaz de enlazar las diferentes áreas del Seminario.

 

Filosofía de Educación

(Aportado por Ph.D Gary Shogren)

La verdad. Toda la verdad proviene de Dios. Como institución evangélica, creemos que la Biblia es la autoridad suprema en cualquier campo de investigación. Así que debemos volvernos a las Escrituras para desarrollar una agenda de conocimiento y para que nos guie cuando aceptamos o rechazamos las diferentes perspectivas sobre la verdad, especialmente las que nos ofrecen la ciencia, la psicología, la sociología y la antropología.

Naturaleza del ser humano. Cuando consideramos nuestro estado delante de Dios, no es suficiente leer la Biblia de manera científica y sacar conclusiones. El ser humano, hombre y mujer, fue creado perfecto a la imagen de Dios, con la capacidad de entender la vedad sin confusión y conocer a Dios sin intermediarios. Sin embargo, la caída resultó en la ruptura de la relación entre Dios y la raza humana. Además, dicha separación tuvo como resultado la perdida de la habilidad de entender la verdad por medio de la razón (los efectos noéticos), el espíritu y las emociones. Por ende, rechazamos tanto el racionalismo como el misticismo. Para conocer a Dios es necesaria una experiencia de gracia por medio del nuevo nacimiento, por la cual Dios despierta a la persona entera, dándole la habilidad de empezar a comprender la verdad sobre Dios, su naturaleza y su salvación.

La tarea educativa. Nuestra meta es que cada persona experimente en pleno una relación con Dios con todo el ser y el amor activo hacia el prójimo. Por lo tanto, nuestra tarea educativa incluye dimensiones de ser, entender y hacer. El alumno empieza desde el puro principio con estas preocupaciones, pues pedimos evidencia de que ya esté viviendo como cristiano consistente además de estar activo en la obra cristiana. En el programa de formación, tenemos en mente que estamos: “Formando siervos conforme al corazón de Dios” (nuestro lema). El programa académico incluye cursos en formación teológica, habilidades vocacionales y crecimiento espiritual, los cuales incluyen formación en expresión oral y escrita, honestidad, paciencia, consistencia y en relaciones interpersonales.

La metodología educativa. El seminario ha recopilado una lista de metas educativas, las cuales se encuentran en los objetivos de todos los cursos combinados. Los profesores interpretan los objetivos y también incluyen las necesidades de los alumnos para establecer una agenda para cada curso.

Los papeles del profesor y del alumno. Un sistema tradicional es aquel en el cual el profesor da una exposición magistral y los alumnos escriben lo que dice para prepararse para un examen. Aunque esto si es una parte de nuestro proceso educativo, enfatizamos un método que involucra a los alumnos en su propia formación, por ejemplo, en proyectos individuales o en grupo, presentaciones de los alumnos y tareas escritas, en vez de evaluar siempre por medio de un examen. Los maestros actúan como directores y además como facilitadores del aprendizaje. En muchos de los cursos de maestría, cada alumno tiene que dirigir una clase usando sus propios materiales. Además, los alumnos pueden tomar hasta 80% de sus cursos en línea. En estos cursos tienen que participar varias veces cada semana.

 

El Perfil del Egresado.

Ser ético en sus prácticas, ser respetuoso, amoroso, justo, tolerante, leal, positivo, humilde, paciente.

(Ser) Ser un discípulo cristiano que desarrolla y mantiene una vida espiritual, que participa en una congregación cristiana y que es líder en la iglesia y en la comunidad.

(Conocer)Que conoce las Escrituras cristianas, conoce las doctrinas fundamentales de la iglesia y como se derivan de la Biblia; conoce la historia de la iglesia; conoce cómo defender la fe cristiana; conoce las metas y metodologías de su vocación.

(Hacer) Se expresa de manera lógica, persuasiva y creativa, por escrito y en el discurso. Que interpreta la Biblia según una hermenéutica sana, comparte el evangelio, discipula, aconseja y enseña, y además administra una obra cristiana en su campo de servicio.

 

Nuestro Contexto Histórico y Social.

El contexto actual nos provee un reto por los cambios negativos: el crecimiento del secularismo, la pérdida de prestigio de la moralidad tradicional, la pérdida de autoridad de la Biblia, la fragmentación de la familia y de otras relaciones sociales, la falta de confianza en los líderes cristianos, el postmodernismo de la universidad y su influencia sobre los jóvenes, y la falta de carreras provechosas para los egresados de un seminario.

Sin embargo, el ambiente nos provee varias oportunidades frescas. La habilidad de cuestionar la tradición significa que hay más habilidad de mejorarla; una mejor hermenéutica para interpretar la Biblia. Los alumnos tienen una experiencia genuina aquí, en medio de un mundo de experiencias decepcionantes. En un mundo postmodernista el evangelio se traduce muy bien a una “historia”. Enfatizamos el grupo y la comunidad, el alumno experimenta un viaje personal. Los alumnos de hoy sienten una mejor habilidad de viajar a otros lugares e interactuar con otras culturas.

La educación teológica y la iglesia, el alumno, el mundo. Existimos para presentar al mundo el evangelio de Cristo. Cuando salen de las clases, nuestros alumnos están activos en la comunidad, y existe evidencia de que ellos alcanzan a los barrios con la buena noticia de salvación y por medio de acciones de esperanza en formas concretas.

La iglesia misma es la justificación de nuestra existencia. Al mismo tiempo, nos enfrentamos a una generación que ha perdido mucho de su interés en la educación teológica, y luchamos para demostrar porque es relevante. Una razón es el crecimiento de sectas en la iglesia, dentro de las cuales las “superestrellas” menosprecian la educación, con el fin de demandar obediencia total para sí mismos. Otra razón es el alto costo en tiempo y energía que conlleva estudiar formalmente. Creemos que el alumno debe ser un participante de la iglesia, activo, generoso, humilde, positivo, en parte porque queremos dar a las iglesias la idea correcta sobre lo que hacemos, pero principalmente porque es justo. En la graduación, una vez concluido el programa, cada egresado recibe una toalla con una palangana, al tiempo que citamos la historia de Cristo y como el lavó los pies de sus discípulos. Les exhortamos a que sean siervos de la iglesia y no sus propietarios.

 

Enfoque Educativo del Seminario ESEPA

Se asume un enfoque andragógico que en encierra la formación integral del adulto aprendiz.

 

Definición de Andragogía:

El Dr. Adolfo Alcalá en su propuesta de una definición unificadora de Andragogía establece: “La Andragogía es la ciencia y el arte de que, siendo parte de la antropología y una de las ciencias de la educación y estando inmersa en la educación permanente, se desarrolla a través de una praxis fundamentada en los principios de Participación y Horizontalidad, cuyo proceso al ser orientado con características sinérgicas por el facilitador del aprendizaje, permite incrementar el pensamiento, la autogestión, la calidad de vida y la creatividad del participante adulto, con el propósito de proporcionarle una oportunidad de lograr su autorrealización”.

Desde el punto de vista andragógico, el adulto es considerado como parte protagónica de su proceso de aprendizaje, reflejándose lo anterior en los principios que fundamentan la Andragogía: participación y horizontalidad. El maestro del adulto es facilitador y orientador del aprendizaje, y el alumno es un aprendiz participativo, capaz de dirigir su proceso de aprendizaje, interactuando con el grupo y aportando de sus conocimientos y experiencias adquiridas.

 

El adulto – aprendiz

Como cristiano debe caracterizarse por una fe sólida, certeza del llamamiento de parte de Dios y la responsabilidad de prepararse para ejercerlo con excelencia.

Como persona, el hombre y mujer, que son capaces de tomar decisiones acerca de si mismos, la experiencia que ha acumulado le anima a superarse, actúa de forma responsable y tiene muy claro lo que desea alcanzar.

El adulto aprendiz tiene la responsabilidad de compartir con el facilitador el proceso de orientación-aprendizaje en el desarrollo de todos los elementos del planeamiento educativo: establecer objetivos, desarrollar los contenidos, las estrategias del aprendizaje y la evaluación de este, siendo así participante activo en cada una de las etapas de su aprendizaje, convirtiéndolo en el centro del proceso andragógico, proceso que demuestra la práctica de los principios de horizontalidad y participación.

 

El andragogo o facilitador del aprendizaje:

Knowles (1970), estableció que el adulto facilitador es el orientador del proceso.

Según este autor, la tecnología de la Andragogía es un proceso de siete pasos:

1. Crear un clima de aprendizaje cooperativo.

2. Crear mecanismos de planeamiento mutuo.

3. Ayudar a los diagnósticos de necesidades e intereses del participante.

4. Ayudar a la formulación de objetivos basados en el diagnostico anterior.

5. Diseñar actividades secuenciales para alcanzar los objetivos.

6. Ejecutar el diseño seleccionando métodos, materiales y recursos.

7. Evaluar la calidad de la experiencia de aprendizaje mientras re-diagnostica necesidades para futuros aprendizajes.

Esta propuesta de Knowles elimina el concepto del maestro o maestra tradicional como transmisor de conocimientos. Más bien se define como una persona, hombre y mujer, con grandes habilidades y responsabilidades, capaz de desempeñar una función de facilitador y orientador de los adultos aprendices, para luego potenciarlos a dar lo mejor de sí en el proceso de adquisición de nuevos aprendizajes.

 

El Aprendizaje

“Por lo tanto el aprendizaje en el adulto debe caracterizarse por ser: vivencial, activo, actualizado, participativo, interesante y practico”. (Alcalá, 1999).

Además de centrado en el estudiante y en su proceso de aprendizaje, orientado por el facilitador quien lo diseña y planifica de forma intencional, no dejando de lado las necesidades e intereses del grupo o del contexto.

Fundamentado en el trabajo grupal y fomentando el desarrollo de valores espirituales, morales y éticos. Está orientado a integrar el conocimiento adquirido, a la experiencia personal en la resolución de problemas. También se caracteriza por la interacción entre los aprendices y la interacción de estos con el facilitador.

Su propósito es desarrollar habilidades por medio de experiencias de aprendizaje, con el fin de fortalecer la formación integral y ministerial del adulto-aprendiz. La evaluación debe ser continua y objetiva.

En base a los conceptos anteriormente definidos y a la idea de que son factibles y de conveniencia para lograr los objetivos de la institución, es que se propone la Andragogía como enfoque educativo para el Seminario ESEPA, teniendo en cuenta que involucrara una capacitación inicial y continua, de los profesores que servirán a la institución.

Logo_ESEPA_spa

Subscríbete a nuestra lista de correo