Dios como Modelo de Ministerio Pastoral

Shepherd

Ministerio Pastoral: El Ministerio de Dios

Por Sadrac Meza
Profesor de Teología
Seminario ESEPA
smeza@esepa.org

El trabajo de pastor de ovejas no siempre ha sido apreciado por la sociedad. Este puede ser visto aún en la historia bíblica. Por ejemplo, cuando Jacob y su familia, en total 70, descendieron a Egipto, José menciona que “los egipcios detestan el oficio de pastor” (Génesis 46:34. Todas mis citas son de la Nueva Versión Internacional). Si avanzamos casi dos milenios en la historia bíblica, y leemos sobre la visita de un ángel del Señor a los pastores anunciándoles que “hoy les ha nacido en la ciudad de David un Salvador, que es Cristo el Señor” (Lucas 2:11), muchos comentaristas nos dirán que “los pastores, como una clase social, estaban bajo condena por los rabinos judíos, porque estaban necesariamente alejados de los requerimientos religiosos, y su manera de vivir hacía que la observancia estricta de la ley, fuera imposible”.
No obstante que los pastores como clase social ha sido mal vista por muchas sociedades, la figura del pastor de ganado vacuno y ovejuno, es constante en la Biblia y llega, sorprendentemente, a niveles máximos de valoración. Por ejemplo, cuando Faraón les pregunta a los hermanos de José, es decir, a los patriarcas de Israel: “¿En qué trabajan ustedes?” Ellos respondieron: “Nosotros, sus siervos, somos pastores, al igual que nuestros antepasados” (Génesis 47:3). Con esto quiero hacer notar que Israel reconoce su origen pastoril. Otro ejemplo es Moisés. Moisés es una figura tan importante en Israel en el tiempo de Jesús, que para los líderes religiosos de Israel solamente había una alternativa: o Jesús o Moisés (por cierto que muchos de ellos prefirieron “su Moisés”). Pero este Moisés, antes de ser el instrumento humano de la liberación de Israel y el instrumento humano que dio la Ley al pueblo de Israel, tuvo que ser entrenado en la escuela del pastoreo de ovejas por 40 años en el desierto, cuidando el rebaño de su suegro Jetro (Éxodo 3:1).
David es un tercer ejemplo. David fue el rey por antonomasia en Israel. Pero cuando lo buscaron para ungirlo como rey, estaba “cuidando el rebaño” de ovejas (1 Samuel 16:11). Fue precisamente la valentía y destreza que David había adquirido en su entrenamiento como pastor de ovejas lo que Dios usó para que derrotara al gigante Goliat (1 Samuel 17). Para Dios, los líderes de Israel, líderes políticos y líderes religiosos debían ser pastores, y así los llama Dios en Ezequiel 34. Allí, Dios les reclama a los líderes de Israel que ellos se pastorean a sí mismos: “Ustedes se beben la leche, se visten con la lana, y matan las ovejas más gordas, pero no cuidan el rebaño” (Ezequiel 34:3).
Pero, la valoración más alta del trabajo del pastor, viene cuando la Biblia proclama: “El Señor es mi pastor, nada me falta; en verdes pastos me hace descansar. Junto a tranquilas aguas me conduce; me infunde nuevas fuerzas. Me guía por sendas de justicia por amor a su nombre. Aún si voy por valles tenebrosos, no temo peligro alguno porque tú estás a mi lado; tu vara de pastor me reconforta. Dispones ante mí un banquete en presencia de mis enemigos. Has ungido con perfume mi cabeza; has llenado mi copa a rebosar. La bondad y el amor me seguirán todos los días de mi vida; y en la casa del Señor habitaré para siempre” (Salmo 23). Con razón Jesús afirma “Yo soy el buen pastor. El buen pastor da la vida por sus ovejas” (Juan 10:11).
Por todo esto, yo sugiero que el ministerio pastoral es el ministerio de Dios. Cuando los pastores hacemos el ministerio pastoral, como Dios lo hace: amando a la iglesia hasta el punto de dar la vida por ella, cuando lo hacemos de esa manera, nos parecemos un poco a Dios. Jesús dijo en una ocasión, “no me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros” (Juan 15:16 Reina Valera). Yo creo que los pastores debemos decir lo mismo: la iglesia no me eligió, yo elegí a esta iglesia para amarla, alimentarla, y cuidarla.
Dios como Modelo de Ministerio Pastoral
Mencionamos en la sección anterior que, aunque el trabajo de pastor de ovejas ha sido mal visto en algunas sociedades, tanto en lo social como en lo religioso, Dios no se avergüenza de llamarse pastor de su pueblo. Jesucristo, que hace lo que ve a su padre hacer, tampoco se avergonzó de llamarse “el buen pastor”. Yo creo que nosotros tampoco debemos avergonzarnos de llamarnos pastores del rebaño, pastores de la grey.
Si hacemos la pregunta: ¿Qué podemos aprender de Dios en términos pastorales? La respuesta sería “todo”. Pero yo quisiera enfatizar algo que me parece fundamental. La Biblia afirma dos cosas de Dios que tal vez no las hemos conectado antes. Dice: Dios es amor (1 Juan 4:8) y dice, Dios es pastor (Juan 10:11). Yo quisiera sugerir, que estas dos afirmaciones son paralelas y que cada una debe ser entendida en función de la otra. Esto es, entre más amamos al pueblo de Dios más pastores somos, y entre más pastores somos, más amamos al pueblo de Dios.
La descripción de Ezequiel, de lo que Dios hace como pastor, corresponde con lo descrito también en el Salmo 23. “He aquí yo, yo mismo iré a buscar mis ovejas, y las reconoceré” (34:11 Reina Valera). “En buenos pastos las apacentaré, y en los altos montes de Israel estará su aprisco; allí dormirán en buen redil, y en pastos suculentos serán apacentadas sobre los montes de Israel” (34:14 Reina Valera). Esto significa “Dios es amor” y “Dios es pastor”. El Salmo 23 también significa que Dios es pastor y por lo tanto es amor.
Ser pastor o amar a la congregación es contrapuesto al egoísmo, al buscar lo que es propio de uno, al ponerse uno en primer lugar: “¡Ay de los pastores de Israel que se apacientan a sí mismos! Coméis la grosura, y os vestís de lana” (Ezequiel 34:2-3 Reina Valera). Estos pastores, que no eran pastores conforme al corazón de Dios, buscaban lo suyo propio. Se ponían ellos en primer lugar, y se aferraban a sus cosas. En cambio, Jesús dijo: Yo soy el buen pastor, porque el buen pastor da la vida por sus ovejas”. Por eso la invitación de la Palabra de Dios es: “Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz” (Filipenses 2:5-8). Esto significa que “Jesús es amor” y “Jesús es pastor”.
Por eso la exhortación que dice: “Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros” (Filipenses 2:3-4).
Por eso el llamado a los pastores es a ser pastores, en otras palabras, a amar a su iglesia. Es interesante que Dios se llama a sí mismo pastor y no se aplica otros importantes títulos ministeriales que hay en la Biblia, me refiero especialmente a profeta y apóstol. Nada tienen de malo estos ministerios. Pero, lo que mejor describe la clase de relación que Dios tiene con su pueblo son conceptos como pastor, amor, padre, amigo, y similares. El apóstol Pablo nos enseña que Dios nos ha hecho ministros competentes de un nuevo pacto. Pablo valoraba su ministerio apostólico como el que más. Y nos enseña lo que significaba para él su ministerio en las siguientes palabras: “He aquí, por tercera vez estoy preparado para ir a vosotros; y no os seré gravoso, porque no busco lo vuestro, sino a vosotros, pues no deben atesorar los hijos para los padres, sino los padres para los hijos. Y yo con el mayor placer gastaré lo mío, y aun yo mismo me gastaré del todo por amor de vuestras almas, aunque amándoos más, sea amado menos” (2 Corintios 12: 14-16 Reina Valera).

1-  Vincent, Marvin Richardson: Word Studies in the New Testament. Bellingham, WA : Logos Research Systems, Inc., 2002, S. 1:iii-269

@2010 Sadrac Meza

 

Subscríbete a nuestra lista de correo